banner

Los Andes | Puno | 27/10/2008

Por: Juan Rojas Vargas

El 20 de octubre, en el denominado macro sur se dio con el Levantamiento de los Pueblos y precisamente las comunidades campesinas de la provincia de Canchis del cuál su capital es la ciudad de Sicuani, Región Cusco, se acató con efectividad tal Levantamiento comenzando desde Combapata, San Pedro, San Pablo, comunidades campesinas aledañas a la ciudad de Sicuani y Maranganí distrito próximo a la Raya que es el Hito y Qorpa entre las regiones Puno y Cusco.


El Levantamiento de los Pueblos quechuas y aymaras, era por la renuncia de Alan García Pérez a la presidencia de la República del Perú que habíamos planteado en julio del año en curso, luego esta tendrá una variante después del referéndum del 10 de agosto de Bolivia, propuesto por otros ciudadanos la convocatoria a un referendo revocatorio de Alan García Pérez. En fin son variantes de forma y no de fondo. Lo sostenido en el sétimo mes del año lo retomé en octubre del presente año como salida a la crisis política generado por la gran corrupción petrolera por miembros del APRA, en el sentido que largado a su casa todo el Poder Ejecutivo tiene que constituirse un Gobierno de Emergencia Nacional y un nuevo consejo de ministros integrado por fuerzas políticos populares, nacionalistas y democráticos de los pueblos, campesinos y trabajadores.

Como el Levantamiento de los Pueblos, enflaqueció en el macro sur, los campesinos comuneros de Canchis pusieron énfasis en sus reivindicaciones sociales y económicas que consiste en cuestionar la construcción de la hidroeléctrica Ccalca Pucara, oposición a las concesiones mineras en la jurisdicción provincial y deliberar sobre el crédito a otorgarse para el mejoramiento de agua potable para la ciudad de Sicuani.

Esta insurgencia ha tomado contenido popular por que su conducción comparte el Frente Único de los Intereses con la Federación Provincial de Campesinos y en el proceso insurgencial participan gente urbana de manera activa y en otros casos entregando alimentos y posada a los campesinos.

El quinteto gobernante del Perú [APRA y Alan García Pérez, Partido Popular Cristiano (PPC), Simon Munaro, tecnócratas neoliberales y de derecha política y el fujimorismo], la insurgencia campesina comunera y popular de Canchis está haciendo aparecer como una medida de lucha anti-desarrollo y como opositor al progreso de los pueblos y comunidades campesinas, cuando esta lucha demanda a que los empresarios hidroeléctricos y mineros asuman responsabilidades de indemnizaciones económicas por perpetuidad en pro de las comunidades campesinas que serán perjudicados por las empresas hidroeléctricos y mineras.

El 25 de octubre, los dirigentes del Frente Único de los Intereses de Canchis, Federación Provincial de Campesinos de Canchis-base de la Confederación Campesina del Perú (CCP) y la Federación de Jóvenes de Canchis, con meridiana claridad le plantearon a la “Comisión de Alto Nivel” del quinteto gobernante, la renuncia de Alan García Pérez a la presidencia del Perú, el trabajo y la aprobación de una nueva Constitución Política, la renuncia a la alcaldía de Canchis de Mario Velásquez, la construcción responsable de la central hidroeléctrica Ccalca Pucara, no a las concesiones mineras, que el Estado peruano asuma los costos del mejoramiento de agua potable de la ciudad de Sicuani y no a la persecución de los dirigentes populares por el gobierno nacional.

Como los puntos de petición de renuncia a los cargos de elección popular son irrenunciables, según la Constitución fujimorista de 1993 y las leyes neoliberales del Perú, la “Comisión de Alto Nivel” (esta comisión no tiene nada de alto nivel, por que no integra ningún ministro), sólo aceptó a que el gobierno nacional asumiría los costos de mejoramiento de agua potable de la ciudad de Sicuani, que el gobierno de Alan García Pérez evaluaría la construcción de la central hidroeléctrica de Ccalca Pucara y que no habría persecución a los dirigentes populares de Canchis, por lo que los dirigentes que tienen responsabilidad de esta medida de lucha no estamparon sus firmas en las actas del diálogo de la “Comisión de Alto Nivel” y Comité de Lucha Campesina y Popular de Canchis.

La resolución favorable de esta lucha dependerá de la unión de las comunidades campesinas, pueblos y trabajadores de esta provincia aguerrida canchi-qolla (cuscoruna-puneño) y de la solidaridad moral y material que podrá recibir de sus pares de la Región Cusco y de la Región Puno, principalmente de las comunidades campesinas del Qorpa (del lado de la Región Puno), en tal sentido esta nota desde luego expresa una solidaridad moral a los canchiños y canchiñas en insurgencia.

Las fuerzas del orden como la policía nacional que nos dicen que es nuestro amigo (agentes represivos), ha herido a 39 civiles, de los cuáles existen cuatro heridos muy graves; por su puesto los luchadores sociales no se quedaron quietos por lo que los policías provocadores a la violencia tienen en su haber sus heridos.

Este alzamiento se ha convertido en jaque al quinteto gobernante neoliberal y centralista, por que no encuentra valentía por dar cara como gobierno y como tal dar soluciones concretas, sólo compromisos de segundo rango a través de asumiría, no habría y evaluaría, nada afirmativo y firme. Así se entiende el envío de Juan Manuel Figueroa como representante de la presidencia del consejo de ministros, que no tiene poder de decisión que pueda permitir a que los acuerdos asumidos entre la “Comisión de Alto Nivel” y el Comité de Lucha Campesina y Popular, podrán plasmarse en hechos legales y reales.

Es un jaque social político, por que en Sicuani (Canchis) y en el sur para el entreguista de las minas a las empresas mineras transnacionales; Alan García Pérez, el terreno no es propicio como para pasearse y embaucar gente como sabe hacerlo en otras ocasiones. Estos días en Sicuani, está al tope y en lo alto la soberanía, el patriotismo y el nacionalismo

Fuente: Diario Los Andes

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top