banner


Flor Huilca. Sicuani.

Firma acta con organizaciones sociales de la provincia de Canchis. Llegó a Sicuani con seis ministros de Estado. Hace una semana este lugar fue centro de una violenta protesta. Diálogo arribó a tres acuerdos.

Triunfante. Así lució Simon tras concretar acuerdos en Sicuani. Prometió que construcción de hidroeléctrica dependerá de un estudio de impacto ambiental.

El premier Yehude Simon abandonó Sicuani, en el Cusco, con una amplia sonrisa. Y no era para menos pues tras su designación como presidente del Consejo de Ministros "sofocó" la primera crisis social de su gestión en el mismo escenario del conflicto. En diálogo con dirigentes de la provincia de Canchis resolvió tres de los cuatro puntos del pliego de reclamos que motivó una violenta asonada hace más de una semana.

Simon llegó hasta Sicuani a las 8 de la mañana, acompañado de los ministros del Interior, Remigio Hermani; de Justicia, Rosario Fernández; de Agricultura, Carlos Leyton; de Medio Ambiente, Antonio Brack; de Energía y Minas, Pedro Sánchez, y de Salud, Óscar Ugarte, quienes dialogaron con una comisión de dirigentes liderada por Mario Tapia, presidente del Frente de Defensa de los Intereses de Canchis.

COMIENZO ACCIDENTADO

El inicio de la reunión hacía prever que acabaría en cualquier momento en forma abrupta debido a que los dirigentes demandaron al Premier que no se ejecute la central hidroeléctrica Salcca Pucara y se negaban a escuchar otras opciones de solución.

Simon les recordó que el gabinete llegó para iniciar un diálogo y, si no había condiciones para entenderse consideraba innecesaria su presencia e intentó abandonar la reunión. Las palabras del primer ministro consiguieron distender la posición cerrada de los dirigentes y se inició un diálogo con intercambio de propuestas.

A pesar de que el encuentro convocó a siete ministros, incluido el Premier, la agenda para el diálogo fue breve, lo que permitió que los acuerdos no tardaran en llegar.

COMPROMISOS


En el tema de la central hidroeléctrica de Salcca Pucara, el punto más importante de los reclamos, se acordó que se convocará a una licitación internacional para que se realicen los estudios de impacto ambiental en la cuenca del río Salcca y de ese resultado dependerá si se continúa o no con la construcción de la polémica obra.

Antes del acuerdo, se escucharon las dos posiciones. Por el lado de las organizaciones, habló el ingeniero Víctor Minauro, quien dijo que el desvío de las aguas del Salcca al río Vilcanota por la construcción de la central hidroeléctrica afectará el ecosistema de esa cuenca y dejará sin agua a los agricultores de cuatro distritos de Canchis.

El ministro de Energía y Minas, Pedro Gamarra, a su vez, dijo que el país requiere de energía eléctrica para su desarrollo y que se debía buscar que los efectos sociales y medioambientales de este proyecto sean mínimos. Aseguró que se garantiza el caudal ecológico del río Salcca y que la central generará mano de obra en la zona.

Pasado el mediodía, terminó el diálogo en medio de los aplausos. El premier firmó un cuaderno de actas elaborado por las organizaciones provinciales y luego recorrió la plaza de Armas de Sicuani, donde lo esperaban centenares de campesinos que escucharon la reunión por los parlantes. Recién entonces la comitiva oficial volvió a Lima.


Los acuerdos y el tema pendiente

En la reunión se acordaron los siguientes puntos: efectuar un estudio de impacto ambiental a cargo de un organismo internacional para determinar la continuidad de la central Salcca Pucara. Los dirigentes aseguran que el desvío de las aguas de Salcca por la construcción de la central afectaría a 19 mil familias que se dedican a la agricultura y viven en cuatro distritos de Canchis.

El segundo acuerdo es que el Ejecutivo promulgará un decreto supremo para que los dueños de los terrenos concesionados autoricen las explotaciones mineras.

El tercer compromiso: se formará una comisión encabezada por el Ministerio de Agricultura para evaluar cómo se mejora el precio y la producción de fibra de alpaca. Se propuso instalar una planta procesadora de fibra en la provincia.

El presidente del Frente de Defensa de los Intereses de Canchis, Mario Tapia, aseguró que queda pendiente la vacancia del alcalde de la provincia, Mario Velásquez, quien se encuentra fuera de la ciudad desde el pasado 21, fecha en que se inició la huelga indefinida. Precisó que los acuerdos serán sometidos a consulta de las bases para que decidan si suspenden definitivamente la medida de fuerza que entró a una etapa de tregua hasta ayer por la visita de Simon.

Fuente: La República

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top