banner


Acciones inmediatas impidieron mayores estragos
Al promediar el mediodía del pasado domingo (17 mayo) entre el km 105 y 106 de la vía férrea Cusco – Machu Picchu, las laderas del cerro Santa Rita y cerros aledaños, de la comunidad de Wiñaywayna fueron devorados por llamas de fuego que llegaron a arrasar aproximadamente 90 hectáreas.

La pronta intervención de 300 personas trabajadores del Instituto Nacional de Cultura (INC), del SERNANP, el cuerpo de serenazgo de la Municipalidad del Distrito de Machupicchu, efectivos policías, entre otros, impidieron que el fuego se propague más.

En vista de que el fuego se estaba expandiendo en ambos extremos (parte alta y baja) del referido sector, y a fin de poder controlar el avance, se establecieron dos centros de operaciones.

Uno en el sector de Wiñaywayna (parte alta) donde se distribuyeron 180 personas y en el sector de Chachabamba (parte baja) participaron 120 personas, la actuación de todos ellos impidió la propagación del fuego.

En horas de la tarde de siguiente día la precipitación de una lluvia generalizada resulto providencial al lograr sofocar completamente el fuego que ya se tornaba dantesco.


Hay que precisar, que dentro del área siniestrada alrededor de cinco hectáreas se encontraban en proceso de reforestación con especies nativas: Aliso o lambran (Alnus acuminata) , "llama-llama" o huaruma (oreocallis grandiflora).

Estas acciones fueron iniciadas después de que otro mega incendio ocurrido en el año de 1984 destruyo gran parte de este sector conocido como inicio de ceja de selva, el incendio tuvo una duración de mas de treinta días.

Posteriormente, en el año de 1996 el INC –PAN MP y por entonces INRENA (hoy SERNANP) intensificaron con mayor énfasis los trabajos en esa zona devastada, especialmente las laderas de cerros y ambas márgenes del Camino Sagrado con especimenes producidos en el vivero forestal instalado en Chachabamba. En particular 12 especies de orquídeas plantadas a lo largo de mas de 3 kilometros, de los cuales el último incendio ha destruido alrededor de 800 metros.

En lo referente a la fauna posiblemente se han perdido especies de insectos, reptiles (culebras y lagartijas) aves en estado de reproducción los nidos de incubación habrían sido destruidos.

Esa fue la versión vertida por un profesional calificado del Parque Arqueológico Nacional de Machupicchu, biólogo Julio Ochoa Estrada quien alcanzo un avance de la evaluación que se desarrollar en forma exhaustiva en la zona afecta durante los siguientes días.

Debido a que el Camino Sagrado en ese tramo quedo afectado por la destrucción de algunos pontones de madera y avisos de señalización, por espacio de algunos días estará interrumpido la circulación de visitantes, hasta ser restituidos en su integridad.

En este tipo de eventos naturales, en su gran mayoría son aprovechados por personas y entidades que desean salir del anonimato o buscan figurar donde están ausentes, obteniendo ventajas de esas circunstancias adversas, además de confundir y tergiversar los hechos.

Fuente: Diario el Sol del Cusco

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top