banner


Arequipa, may. 20 (ANDINA).- En una eventual erupción, el volcán Misti arrojaría flujos piroplásticos, cenizas y lodo en lugar de lava en las zonas cercanas, donde el último fin de semana se realizó un primer simulacro ante este tipo de situaciones, informó Luisa Macedo, especialista del Instituto Geológico Minero Metalúrgico (Ingemmet).

Explicó que los flujos piroplásticos consisten en un material incandescente que sale a manera de nubes con temperaturas de 400 a 800 grados centígrados y a una velocidad de 300 kilómetros por hora, representando mayor peligro que la lava.

“Se ha descartado la lava por la composición química del magma del volcán. La lava no representa mayor peligro pues es fácil ver hacia dónde fluye. Frente a lo otro es más difícil escapar si no se han tomado las previsiones”, declaró a la agencia Andina.

Señaló que el Misti forma parte de los volcanes activos del país y que la última erupción moderada que tuvo fue entre los años 1442 y 1470, cuando arrojó cenizas de más de diez centímetros de espesor que cubrieron la ciudad de Arequipa impidiendo la luz solar por más de diez días.

“En los últimos dos mil años ha experimentado más de cuatro erupciones, la más fuerte se presentó hace dos mil años y fue de tipo pliniana con columnas eruptivas de más de 30 kilómetros por encima del cráter”, mencionó.

Sostuvo que estos antecedentes refuerzan la hipótesis de que en una eventual erupción a futuro el volcán no arrojará lava, contrariamente a la idea que manejan muchos de los pobladores que viven en las faldas del Misti.

Frente al contexto actual, remarcó que se trabaja de forma permanente en acciones de prevención, en coordinación con las autoridades arequipeñas, y prueba de ello fue el primer simulacro de erupción en el distrito de Alto Selva Alegre.

“El balance es positivo, la gente respondió y hubo una labor estrecha entre los comités de Defensa Civil de la región, provincia y distrito, el sector Salud, Fuerzas Armadas, Policía Nacional, bomberos, Fiscalía y otras instituciones”, anotó.

El Ingemmet asesoró el proceso y ha elaborado los mapas de peligros en la zona, los posibles escenarios eruptivos y el denominado semáforo de alerta volcánica, con el objetivo de colaborar en la prevención.

“La idea es estar preparados, tanto autoridades como pobladores, y así lograr una evacuación antes de que ocurra la eventual erupción, evitando saldos lamentables: actuar previo a la emergencia y no sobre la misma”, comentó.

Fuente: Andina

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top