banner


El gobierno peruano logró un acuerdo que puso fin a una huelga en la provincia surandina de Andahuaylas, que estuvo paralizada durante trece días, con sus rutas bloqueadas y toma del aeropuerto local, informó este miércoles el primer ministro Yehude Simon.

Las medidas de fuerza fueron levantadas luego de que Simon suscribió la noche del martes un acta de 33 puntos con los líderes campesinos para solucionar sus demandas.

Las organizaciones campesinos señalaron que si hay incumplimiento del gobierno, sobre todo en el inicio de la construcción de una carretera hacia el vecino departamento de Ayacucho, el paro regional se retomará en setiembre.

"Ha sido una jornada heroica e histórica porque por primera vez los campesinos han dado a conocer sus necesidades, su olvivo histórico", dijo el premier luego de una jornada de diálogo de más de doce horas en Andahuaylas, 900 km al sudeste de Lima.

Las partes también acordaron la formación de una mesa de diálogo permanente para el desarrollo integral de los departamentos de Apurímac -donde se ubica Andahuaylas- y los vecinos de Ayacucho y Huancavelica.

El conflicto de Andahuaylas había dado lugar a que el gobierno autorizara el martes la intervención de las fuerzas armadas paran garantizar el orden en Apurímac, el departamento surandino de Cusco y el centroandino de Junín.

Simon viajó este miércoles a la ciudad de Sicuani, capital de la provincia de Canchis (en Cusco), donde cientos de campesinos se mantienen en huelga desde hace más de diez días, para tratar de resolver sus demandas, como el rechazo a las concesiones mineras.

El premier señaló que la situación en Sicuani es "difícil" por la presencia de "grupos radicales", pero señaló que espera llegar a acuerdos mediante el diálogo directo tal como sucedió en Andahuaylas.

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top