banner


Cientos de pobladores de la provincia Canchis intentaron hoy tomarse el aeropuerto de la capital histórica del Perú, Cusco, pero fueron desalojados por la Policía.

Los manifestantes, especialmente campesinos y educadores, buscaban aislar a Cusco en momentos en que esa ciudad, capital del departamento homónimo, se apresta a recibir a miles de turistas nacionales y extranjeros para la fiesta del Inti Raymi (del sol).

Según versiones de prensa, en la acción policial fue detenida al menos una persona con bombas molotov.

Más de 1.000 pobladores de Canchis llegaron desde el fin de semana a Cusco con el declarado propósito de sabotear las fiestas de esta semana si no hay atención a sus reclamos. "Si no hay solución, no hay Inti Raymi", es su cántico.

Canchis, en el departamento Cusco, comenzó hace 11 días una huelga en solidaridad con la protesta de los indígenas de la Amazonía. Superada ésta, mantuvieron las medidas de fuerza con una agenda propia.

En la capital de Canchis, Sicuani, se presentraron el domingo enfrentamientos, en medio de los cuales fue incendiada la oficina de aduanas. Según versiones de prensa, quienes quemaron el local fueron transportistas enardecidos por el bloqueo a que están sometidos.

Otra provincia andina sureña, Andahuaylas, en el departamento Apurímac, completa hoy entretanto su duodécimo día de paralización y aislamiento, con el aeropuerto tomado, las vías bloqueadas y grupos de campesinos vigilando el casco urbano para que nadie desobedezca la orden de paralización.

En Andahuaylas la rebeldía también empezó como solidaridad con los indígenas y cobró agenda propia.

El presidente del Consejo de Ministros, Yehude Simon, afirmó hoy que las protestas son promovidas por "ultrarradicales" que buscan nuevas razones para sembrar el caos ahora que se llegó a un acuerdo con los nativos amazónicos.

"Logramos apagar esta mecha (la Amazonía) y eso para los grupos que quieren golpear la democracia ha sido un nocaut", dijo Simon.

Por otra parte, unos 3.000 trabajadores de la minera estadounidense Doe Run, en la ciudad de La Oroya, bloquean desde hoy la estratégica carretera entre Lima y el departamento Junín, en el marco de una huelga por reinvindicaciones laborales.

Los trabajadores exigen del gobierno mayor rigor con Doe Run, de la que está confirmado desde años atrás que incumple obligaciones con los empleados y desarrolla actividades de forma tan inadecuada que ha hecho de La Oroya una de las diez ciudades más contaminadas del mundo, según estudios científicos.

Versiones periodísticas e informes policiales dan cuenta de que en la ola de protestas ha tomado protagonismo especial el partido maoísta Patria Roja, que controla al gremio magisterial. También es evidente la fuerte presencia de organizaciones de pequeños agricultores.

Fuente: La Prensa Grafica

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top