banner


A pesar de que todavía no se ha comenzado el estudio complementario de impacto ambienta

Lima, 02/07/2009 (CNR) -- Tras sostener ayer una reunión con Alan García, la corporación industrial española Inveravante confirmó que invertirá en Perú 900 millones de dólares para la construcción de tres centrales hidroeléctricas: la de Pucará (Sicuani, Cusco) y dos en San Gabán (Puno).
(Dar click en al imagen para ampliar )


Para participar en estos proyectos hidroeléctricos, Inveravante ha adquirido el 75% de las acciones de otro grupo español Engel-Axil, que a través de su filiales peruanas - entre ellas Egecusco- es titular de la concesión del proyecto hidroeléctrico de Pucará y de otro en San Gabán (Puno).

La empresa española, informó a su salida de la reunión con el mandatario, que la construcción de la hidroeléctrica de Pucará comenzará a fines de este año o en el primer trimestre del año que viene.

Este millonario anuncio sorprende en un contexto de protesta social en Sicuani, ya que la no realización del proyecto agroenergético de Salcca-Pucará, ahora propiedad de Inveravante, era la primera demanda de la plataforma de lucha del Comité Provincial de Canchis.

Precisamente, para lograr la confianza de la población hacia este megaproyecto hidroeléctrico, la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) se comprometió en sendas actas en noviembre del 2008, y de nuevo este 28 de junio, a realizar un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) en la cuenca del río Salcca y complementar el realizado por la empresa. En dicho estudio, estaba previsto la participación de la sociedad civil de Canchis.

“El Ministerio de Energía y Minas (MEM) promete que se de cumplimiento al acuerdo bilateral de noviembre de 2008 y se concluya el estudio de impacto ambiental complementario con participación informada de las comunidades campesinas del área de influencia del proyecto”, reza la propuesta de la PCM remitida el 28 de junio al Comité Provincial de Lucha de Canchis.

:: Sin el prometido estudio de impacto ambiental

Sin embargo, y a pesar de los más de siete meses transcurridos desde que el gobierno ofreció por primera vez estos estudios complementarios, todavía no se adjudicado la buena pro para su realización.

El concurso público ya ha sido declarado desierto en dos ocasiones. La última de ellas el pasado 24 de junio. Según fuentes del MEM consultadas por CNR, no fue posible dar la buena pro ya que ninguna empresa se presentó a la licitación pública debido al fuerte conflicto social en Sicuani, que durante más de 14 días protagonizó un paro en rechazo a la construcción de la hidroeléctrica y también de las concesiones mineras.

El directivo de Egecusco, Saúl Yabar, negó a CNR que el proyecto hidroeléctrico tenga repercusiones en la cuenca del río Salcca y mencionó como prueba de ello que el balance hídrico de la Autoridad Nacional de Agua demuestra que a pesar de la construcción de la hidroeléctrica, “los canchinos contarán con más agua de la que en estos momentos tienen en época de estiaje.”

“No dudamos en absoluto de que el estudio de impacto ambiental será positivo porque lo que hacemos lo hacemos bien”, contesto el representante de Egecusco frente a la pregunta de si no consideran arriesgado comprometer a una empresa internacional en el proyecto cuando está pendiente un estudio de impacto ambiental.

Inveravante, propiedad del reconocido empresario español Manuel Jove, desarrolla proyectos hidroeléctricos, eólicos y de gas en México, Panamá, Costa Rica, Brasil, Guatemala y República Dominicana. Además, también está presente en Marruecos y trabaja para ejecutar proyectos de energía renovable en Turquía y Europa del Este.

Saúl Yavar respetó el hecho de que el MEM quiera hacer un EIA en la cuenca del Salcca; empero, quiso dejar claro que no es una obligación contractual de la empresa, sino una comprobación que realiza por su propia voluntad el Estado.

Egecusco, en nombre de Inveravante, aseguró a CNR que no comenzarán las obras hasta la conclusión del Estudio de Impacto Ambiental, pero emplazó al ministerio y también a la sociedad civil de Sicuani a acelerar el proceso.

“La autoridad municipal de Canchis nunca certificó al veedor de la sociedad civil que debía participar en el estudio y los términos de referencia elaborados para el estudio tenían fallas muy altas”, explicó Yavar. “ Esperamos que en las próximas semanas se adjudique la buena pro y en 3 o 4 meses se finalice”.

:: Existe apresuramiento del gobierno para cerrar concesiones

En el mismo sentido se pronunció el presidente regional del Cusco, Hugo Gonzales, quien consideró obligatorio que Inveravante espere a iniciar las obras a que se finalice primero el EIA en la cuenca media, baja y alta del río Salcca.

Aunque admitió que existe apresuramiento en el gobierno central para cerrar concesiones, Gonzalez Sayán consideró que debido a los 900 millones de dólares de inversión que estaban en juego "esa decisión tenía que ser rápida".

Fuente: CNR

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top