banner


Hasta el día de hoy se les adeuda a obreros en Combapata

Son más de 100 obreros de condición humilde que trabajaron en la obra del mini hospital de Combapata que hasta la fecha se les adeuda, hay muchas escusas pero ninguna de ellas resultaron positivas a pesar que viajaran a Cusco a exigir un justo derecho.

Sin embargo, como siempre les prometen fechas de pago y nunca se cumplen, muchos de ellos desesperados tienen que ir diariamente a la municipalidad de Combapata a preguntar si llego el desembolso de dinero para que puedan cobrar.

Este este medio de comunicación comprometido con los intereses del pueblo seguirá el caso de cerca, ya que la obra esta semiparalizada, porque no existe obrero que pueda trabajar sinpercibir un sueldo.


Entre las promesas de Alan García durante su campaña presidencial figuró la mejora de condiciones laborales. García prometió más inspectores laborales que se encargarían de que las empresas hagan cumplir la ley. Considerando el bajo nivel de sindicalización en el Perú (menos del 9% de la Población Económicamente Activa según El Comercio) y el hecho de que muchos trabajadores prefieren quedarse callados antes de perder sus empleos, resulta fundamental que el Estado verifique el cumplimiento de las leyes laborales por cuenta propia y de forma rutinaria.

Pero también es necesario que las sanciones sean los suficientemente duras para que las empresas piensen dos veces antes de cometer graves abusos laborales. El especialista Juan Carlos Vargas ha propuesto cambios legislativos para darle mayor poder de acción al Ministerio de Trabajo.

Así como la SUNAT tiene potestad para clausurar empresas que no paguen sus impuestos, Vargas sugiere que las empresas que violen derechos laborales de forma repetida sean cerradas temporalmente o que se les niegue el acceso a créditos. Sería una buena forma de separar la paja del trigo, de saber cuáles son las ovejas negras.

No solamente se trata de cumplir nuestras obligaciones con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y así despejar las preocupaciones de los representantas estadounidenses frente al Tratado de Libre Comercio. Nuestros trabajadores, que son el motor del crecimiento nacional, se lo merecen.




Por: Denis Hualla Vega

-------------
Envíalo a tus amigos:
Bookmark and Share

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top