banner


Al menos siete muertos, entre ellos una mochilera argentina, dejaban las inundaciones y derrumbes de tierra causados por fuertes lluvias en el sureste del Perú, mientras continuaba la evacuación de cientos de turistas bloqueados cerca de Machu Picchu.

La víctima argentina fue identificada como Lucila Ramballo Sarlo, de 23 años, quien murió sepultada por un deslizamiento de tierra cuando dormía en su carpa ayer en la madrugada, en un hecho que dejó a otros tres argentinos heridos con contusiones. El accidente ocurrió en el campamento Winaywayna, en el Camino Inca que lleva a la ciudadela de Machu Picchu, precisó la dirección regional del Instituto Nacional de Cultura en el Cusco.

El guía turístico peruano Washington Huaralla, de 33 años, falleció en otro tramo del Camino Inca, también por un deslizamiento. Además de ellos, dos hombres murieron al caer al río Vilcanota; uno más arrastrado por un alud en la provincia de Calca, y una madre y su hijo menor de edad en la ciudad de Cusco, cuando su casa colapsó por las lluvias.

En Cusco, antigua capital del imperio inca y principal ciudad turística de Perú, 250 viviendas resultaron destruidas y colapsaron dos puentes que conectan a la ciudad con poblados cercanos. La vía férrea que une a Cusco con Aguas Calientes a los pies de la ciudadela inca de Machu Picchu, está bloqueada por varios derrumbes.

Ayer se inició un puente aéreo para evacuar desde Aguas Calientes hasta Ollantaytambo, unos 40 km, a unos 1.900 turistas. Autoridades informaron además que socorristas fueron enviados al rescate de más de 670 turistas que están en el camino del Inca, que sirve para llegar a Machu Picchu.

Tras la evacuación ayer de unos 75 turistas, hoy se habían unido una decena de helicópteros -entre ellos cuatro facilitados por Estados Unidos- con lo cual el número de rescatados había aumentado considerablemente aunque sin una cifra precisa. Philip Crowley, vocero del Departamento de Estado en Washington, confirmó que su país colabora con cuatro helicópteros en la evacuación y señaló que unos 400 norteamericanos se hallan en la zona del Valle Sagrado, epicentro de las inundaciones. "Estamos agradecidos por los esfuerzos de las autoridades peruanas y estamos haciendo todo lo que podemos para ayudar", manifestó Crowley. En Lima, la embajada de Estado Unidos confirmó que se utilizan "cuatro helicópteros del departamento de Estado" para la evacuación.

Entretanto el gobierno brasileño señaló que hay entre 100 y 120 de sus conciudadanos entre los bloqueados, y Chile envió desde Lima a un representante diplomático para enterarse de la suerte de unos 300 compatriotas, mientras Madrid reporta a unos 25 españoles.

Además de los cuatro helicópteros estadounidenses, el gobierno peruano destinó un helicóptero de la policía y tres de las FFAA, a los que se sumaron dos helicópteros privados.

En Aguas Calientes, el chileno Fernando Celis, uno de los bloqueados, denunció que algunos turistas con dinero pagaron a los servicios de rescate para ser sacados prioritariamente. "Un helicóptero se llevó a los ancianos y a los enfermos y a algunos turistas que tenían más dinero. Los norteamericanos casi no hay, quedan mochileros norteamericanos, mochileros ingleses, pero la gente 'de tour', que se notaba que tenían más dinero, ya se han evacuado", dijo.

Celis informó al diario electrónico Emol que "no nos han dado comida, cada uno tiene que ver como organiza su comida, comprar galletas a lo más". Entretanto al menos dos turistas salieron de la zona caminando por la línea férrea, señaló la empresa Inca Rail, una de las dos que brinda un servicio ferroviario entre Cusco y Machu Picchu, en su comunicado.

Los daños causados por las lluvias superan los 150 millones de dólares, según el presidente regional del Cusco, Hugo Gonzales. Cusco, la región más afectada por las lluvias, fue declarada ayer en emergencia por 60 días.

Fuente. Agencia Internacional

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top