banner



Dirigentes del distrito de Quiñota jurisdicción de la provincia de Chumbivilcas, demandan mediación del Estado frente a desacuerdos entre pobladores y empresa minera Anabi, según dio cuenta la Vicaria de solidaridad de la prelatura de Sicuani.

A continuación publicamos el petitorio de la Vicaría, institución de la iglesia sur andina que defiende los derechos humanos y se pronuncia a favor del diálogo para evitar conflictos sociales en la zona.

INVOCAMOS SE RETOME EL DIALOGO ENTRE POBLADORES DEL DISTRITO DE QUIÑOTA (CHUMBIVILCAS) Y LA EMPRESA MINERA ANABI

El pasado domingo 11 de Julio del 2010, comuneros y dirigentes del distrito de Quiñota tomaron las vías de acceso que conduce al campamento minero de la Empresa Anabi. Como consecuencia de ello, el 16 de julio del 2010 se instauro una reunión en la Plaza principal del distrito de Quiñota, donde asistieron representantes de la Empresa Minera Anabi, dirigentes del Distrito de Quiñota y representantes de Municipio Distrital de Quiñota. Es preciso señalar, que quienes representaron a la Empresa en dicha reunión manifestaron que venían con capacidad de decisión por disposición de su directorio.

En esta reunión no se llegó a resolver las principales demandas que planteaban los dirigentes, el cual era establecer un convenio marco entre la Empresa y el Distrito de Quiñota a fin de favorecer económicamente a esta población. Así mismo la población exigía que la Empresa cumpliera compromisos asumidos aún en la etapa de exploración, por ejemplo se manifestó que el personal a trabajar en la Empresa, el 90% deberían ser pobladores de la zona. Por otro lado los representantes del Municipio Distrital, también mostraron su preocupación, quienes expresaron que la Empresa no cumplió con mejorar la carretera Quiñota-Santo Tomás.

La Empresa Minera, a través de sus representantes expresaron que contaban con pocos recursos económicos y esto limitaba satisfacer las demandas planteadas por la población y sus posibilidades sólo les permitían beneficiar a las comunidades campesinas directamente afectadas por la explotación minera.

Este fin de semana (24 y 25 de julio) el conflicto se agravo, pues en una situación inesperada llegaron al Distrito de Quiñota un contingente de efectivos policiales, procedieron a desbloquear las vías tomadas por los pobladores de Quiñota. Producto de ello hubieron heridos.

Frente a ello, expresamos nuestra profunda preocupación que se atraviesa en el Distrito de Quiñota, pues esta situación no es reciente, sino de meses atrás, lamentamos también los daños causados a la Empresa Minera y esperamos que en el tiempo más breve el Ministerio de Energía y Minas, canalice y facilite la instauración de una mesa de diálogo entre la Empresa Minera Anabi, la población de Quiñota y el Municipio Distrital y así pueda arribarse a una pronta solución.

INVOCAMOS a las partes en conflicto para que el diálogo sea el vehículo para la solución de las demandas del distrito de Quiñota. Hacemos nuestro el llamado que nos hacen los Obispos de America Latina y el Caribe, a través del documento Aparecida que debemos: “…de empeñar nuestros esfuerzos en la promulgación de políticas públicas y participaciones ciudadanas que garanticen la protección, conservación y restauración de la naturaleza” (Documento Aparecida, Nro. 474)


Vicaria de Solidaridad de la Prelatura de Sicuani.

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top