banner


Al menos 15 familias de las comunidades de Anansaya y Consapata, del distrito de Checa (Canas), quedaron a la intemperie tras haberse incendiado sus viviendas.

El alcalde de Checa, César Chayña Carpio, acompañado de los damnificados, llegó a la ciudad del Cusco e informó del hecho. Chayña dijo que el voraz incendio se produjo entre el 3 y 8 de octubre en circunstancias que unos niños habrían estado manipulando el fuego.

Carpio sostuvo que aparte de las casas unas 3 mil hectáreas de pastos naturales se quemaron en estas dos comunidades por lo que los animales se quedaron sin alimentos.

Sin embargo, el burgomaestre sostuvo que la población afectada supera los 150, puesto que muchos de ellos perdieron sus ovinos y otros enseres.

APOYO. El alcalde junto los dos presidentes de las comunidades afectadas pidieron urgente apoyo. Hernán Antonio Huayta, presidente de la comunidad de Consapata, dijo que requieren calaminas y alimentos para poder vivir.

Denis Hualla

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top