banner


Injusticia. ¿Ya lo encontraron...?, fue la pregunta de una mujer, cuya pareja le arrojó aceite hirviendo en el rostro. Yanet Huisa tiene todo el rostro desfigurado y está internada. Su agresor se dio a la fuga. Brutal reacción de Leandro Humán fue por deuda de S/. 3 mil.

Aunque no puede ver ni hablar por el grave estado en que se encuentra, a duras penas la joven madre puede balbucear y pedir justicia: “¿Ya lo han encontrado? Tienen que castigarlo, por favor”. Yanet Huisa, de tan solo 21 años de edad, se arrepiente de haber conocido a su agresor, Leandro Huamán Mamaní (34), quien le arrojó aceite hirviendo en el rostro y pecho.

El hecho ocurrió la mañana del último miércoles al interior de su vivienda en la Calle Victoria s/n del distrito de San Jerónimo en Cusco. Al sujeto no le importó que ese mismo día se celebrara la No Violencia Contra la Mujer, ni mucho menos que estuviera presente su pequeña hija de tres años de edad.

Según la policía, la brutal reacción se debió al reclamo de la mujer sobre la deuda de 3 mil soles que mantenía el agresor con su padre. “Ella le pidió que devolviera el préstamo, lo que desató la furia del sujeto, quien cogió el recipiente lleno de aceite y se lo arrojó sin compasión”, aseguran fuentes policiales. Aparentemente, Leandro Huamán había planeado la agresión, por eso tenía preparado el aceite.

Agresor se dio a la fuga

Ahora Yanet se retuerce de dolor en una cama de la habitación ocho del área de quemados del hospital Regional de Cusco. Ella es una víctima más de la violencia por parte de parejas o convivientes. Mientras tanto, el sujeto permanece prófugo y la joven tiene todo el rostro desfigurado. No puede hablar ni tampoco ingerir alimentos, pues su organismo los rechaza debido a la inflamación que ha sufrido internamente por las quemaduras.

Los médicos que la atienden han diagnosticado ampoyas de segundo y tercer grado en el rostro y tórax, lo que podría complicar el funcionamiento del ojo y la oreja derecha, la nariz y los labios. Ayer por la mañana fue sometida a una segunda curación. Los especialistas afirman que su recuperación demorará 30 días.

Familiares exigen justicia

Su madre Agripina Mamani Valencia y su cuñada Julia Quispe Romero la consuelan, asegurándole que su conviviente será castigado. Ellos también exigen que el responsable sea “capturado y encarcelado”. La víctima proviene de una familia campesina del distrito de Colquepata en la provincia cusqueña de Paucartambo.

Hace un año, junto a su pareja, partió a la ciudad del Cusco buscando mejores oportunidades laborales y así progresar. Ella se dedicaba humildemente a ofrecer llamadas telefónicas en las inmediaciones del mercado Vinocanchón del distrito de San Jerónimo. “Pido a las autoridades e instituciones a que ayuden a mi hija. No quiero que quede así, desfigurada. Ella es joven y tiene una hija que sacar adelante”, sostiene su madre entre sollozos.

¿Lesión leve o grave?

Como se recuerda, en el caso de Elizabeth Alanya, a quien su pareja le arrojó agua hirviendo en el rostro y busto, por celos, el juez en un inicio determinó que la agresión sufrida se trataba de una lesión leve pese a sus graves quemaduras. Jaime Salirrosas fue puesto en libertad y posteriormente (luego de muchas protestas) se amplió la denuncia y fue detenido. Ahora, ¿sucederá lo mismo con Janet?

Según el abogado penalista José Marcelo Allemant, la figura de desfiguración de rostro es considerada lesión grave, pero que los médicos legistas son los que determinan la gravedad de la lesión en relación al reposo. “Se ha limitado la capacidad de la víctima. Estamos hablando de una lesión grave. Además el agresor se ha fugado y ha premeditado el hecho. Hay toda una intencionalidad. El sujeto tendría que purgar entre 4 y 6 años de cárcel”, sostiene.

Defensoría pide castigo ejemplar

La adjunta para la Mujer de la Defensoría del Pueblo, Eugenia Fernán Zegarra, exhortó a las autoridades judiciales a sancionar de manera ejemplar al vil agresor.

Señaló que la joven debe recibir tratamiento de recuperación y terapia psicológica gratis en diversos centros estatales, porque es una víctima de la violencia familiar.

Afirmó que la Defensoría del Pueblo velará para que este acto no quede impune y se dicten todas las medidas de protección a la víctima, así como la indemnización respectiva.

Por lo pronto, el Centro de Emergencia Mujer (CEM) Cusco ha dispuesto un abogado de oficio para iniciar el proceso judicial por tentativa de homicidio y un psicólogo profesional para que la ayude a superar el trauma del que ha sido víctima. Una rápida reacción la de la Defensoría.

José Salcedo, La republica

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top