banner


Con un ritual incaico en el atrio de la catedral, celebrado por un sacerdote andino de la comunidad de Q´ero con una ofrenda de hojas de coca, chicha de jora y un choclo gigante, la ciudad de Cusco empezó a recibir el nuevo año 2011.

La ceremonia, por la cual se evocó a la pachamama o tierra para que Cusco siga como exitoso destino turístico (recibió 1.5 millones de visitantes en 2010), fue apreciada por unos 4,000 cusqueños y turistas.

El sacerdote, acompañado por dos discípulos jóvenes, extendió un manto y sobre él un retazo de tejido de lana de camélido, vasos cerámicos con la bebida del inca.

Posteriormente, los actores elevaron las hojas de coca, prendieron inciensos y tomaron el maíz, principal producto incaico, y se pidió en quechua por el bienestar y prosperidad en el nuevo año.

Antes de finalizar, el sacerdote, masticando las hojas de coca, arrojó la chicha a la tierra; los artistas bajaron con los inciensos. La ceremonia, que contó con música andina, motivó el aplauso de los asistentes.

Víctor Hugo Pérez, titular de la Dirección Regional de Comercio Exterior y Turismo, que organizó la actividad, dijo que se buscó mostrar el magnetismo que irradia Cusco y compartirlo con los visitantes.

“En la escena se agradeció por lo que ofrece la tierra y pidió que en los próximos años Cusco se siga desarrollando aún más el aspecto turístico, teniendo en consideración que es el destino más importante que compite a nivel mundial”, indicó.

El funcionario comentó que el próximo año esperan superar el millón 550 mil turistas que arribaron este año para recorrer Machu Picchu y los diferentes parques y sitios arqueológicos.

Andina

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top