banner


El congresista por Gana Perú denunciado por delito ambiental, Amado Romero, por supuesta utilización de minería informal, no tendría cuatro concesiones mineras como reconoció semanas atrás, sino más. Un diario local informó que el legislador, por medio de terceras personas, controla otras 10 concesiones.

Entre dichas concesiones, indica el diario El Comercio, se encontrarían las de El Paisano (mil hectáreas en Tambopata), a nombre de Esther Pacamia Limpias (53), quien la tuvo del 2003 al 2005, año en que le cedió el mandato a Romero, quien en una entrevista dijo que nunca fue titular de esa concesión.

El rotativo sindica también a Nolberto Vargas Quispe (53), pareja de Esther Pacamia, y la hija de ambos Shella Vargas Pacamia (25), como poseedores de las concesiones Mineros Unidos, Gran Chimú y El Paisano I, Albania, Huacamayo y Tres de Agosto I, respectivamente. El primero llevó a cabo el mismo procedimiento que Pacamia, mientras los títulos mineros de la segunda “registran la misma dirección de la casa del congresista: Av. Andrés Avelino Cáceres-km 3,5, Tambopata”.

Se detalla en el informe que una tercera mujer, Yeny Valdivia Aguilera (39), es propietaria de la concesión Tres de Agosto. Romero, dice el diario, acreditó el pago de la concesión mineras Sol de Mayo I, a nombre de Edilberto Aguirre Alfaro (39).

Finalmente, el popular “come oro” controlaría el predio Coco Jairo I, a nombre de Constante Rodríguez López, quien el 2010 habría cedido el mandato y poder de la concesión al parlamentario, para que este lo represente en cualquier trámite. Con todo esto, Romero tendría a su disposición casi siete mil hectáreas en concesiones mineras.

La Republica

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top