banner


Sicuani 01/04/12.- El Diario Gestión dió cuenta de temas cruciales que no deben soslayarse respecto a la implementación del Gasoducto Sur Andino, el portal Sicuani Noticias preocupado por la poca información sobre este tema en los medios apuesta por monitorear mas seguido el tema, por el que reproducimos la nota a continuación.

Gasoducto Sur Andino en la hora decisiva: ¿este año o hasta el 2014?

Si se aprueba el crédito, el inicio de obras del proyecto saldría entre abril y agosto.

Un gasoducto crearía enormes beneficios para todo el Perú y no solo para el sur del país, si se considera la construcción de un polo petroquímico, generar 1,200 MW para alimentar el sistema eléctrico nacional (200 MW de ellos en Quillabamba) y masificar el uso del gas en esa región, sostuvo Eduardo Rozendo Pinto, director de Contrato del Proyecto Kuntur, quien tiene a su cargo la concesión del Gasoducto Andino del Sur.

La concesión fue otorgada en el 2008, pero hasta la fecha no se han iniciado las obras. El ministro del sector ha afirmado que podrían comenzar en junio y otras fuentes hablan de agosto.

En realidad, dependerá de si se logra un crédito puente (entre Cofide y Kuntur), el cual, detalló Rozendo Pinto, es un instrumento que se puede usar para garantizar la agilización y anticipación del inicio de las obras (ver infografía). Sin embargo, mencionó que no necesariamente tiene que ser del Estado peruano o contar con su aval, ya que se pueden usar como garantía, indicó, certificados de avances de obras del mismo proyecto (ver recuadro).

Según los cálculos de Kuntur, en el proyecto integrado, que incluye proyectos industriales básicos y complementarios, se podrían invertir entre US$ 12,000 millones y US$ 16,000 millones.

Si se logra el crédito puente, las obras se iniciarían entre abril y agosto de este año, pero sin él, la ejecución se retrasaría dos años, hasta fines del 2014, precisó. En un escenario sin crédito puente, el proyecto se iniciaría cuando se certifiquen las reservas de gas natural del lote 58 (posiblemente a mediados de año), y los contratos de transporte y de ventas de gas ya suscritos.

Reservas

El proyecto del Gasoducto Andino del Sur está pensado para que se use solo 1 TCF de gas natural del lote 88 (volumen designado por decreto supremo para el sur del país en el gobierno pasado). El resto provendrá de los lotes 57 (Repsol y Petrobras) y 58 (Petrobras), explicó Rozendo Pinto (ver tabla).

Con las reservas (certificadas) que dispone el proyecto (3 TCF), este sería chico y se justificaría por la generación térmica de electricidad que permitiría (200 MW en Quillabamba y unos 2,000 MW en la costa), pero no sería un sistema integrado con la capacidad de incluir un polo petroquímico, como es el objetivo.

Aún bajo ese escenario, Kuntur realizaría el proyecto, pero lo descartan porque el problema no es falta de reservas de gas, sostuvo Pinto, pues consideró enorme el potencial en la zona de Camisea y más al sur.

Un posible esquema del crédito puente que necesita el gasoducto del sur

El préstamo puente para el Gasoducto Andino del Sur quedaría en fideicomiso hasta que se estructure el proyecto y después se pagaría (se estima a fines del 2014), refirió Eduardo Rozendo Pinto, director de Contrato del Proyecto Kuntur.

La idea es que Cofide tendría un aporte de capital (por ejemplo de US$ 400 millones), o podría ‘levantar’ ese monto en el mercado internacional vía la emisión de bonos, con el cual compraría acciones de Petroperú, y con ese monto obtenido, Petroperú adquiría acciones de Kuntur.

Dependiendo del monto que se decida adquirir en total, ello representaría al final la participación de Petroperú en el proyecto.

A su vez el fideicomiso tendría todas las acciones de Kuntur, adquiridas por Petroperú, como garantía. De otro lado, el Osinergmin, como ente regulador, verificaría el avance de las obras y emitiría los certificados de avances.

Finalmente, Kuntur recibiría los desembolsos del préstamo para continuar con las obras.

El monto total del crédito puente sería por US$ 1,200 millones (que se ejecutaría en varios desembolsos), que es la suma necesaria para que el gasoducto llegue hasta Quillabamba (primer tramo del gasoducto)

Avances

Actualmente el proyecto cuenta con el estudio de impacto ambiental (EIA) aprobado y está listo para empezar las obras, lo único que falta es el cierre financiero y algunos otros detalles, como algunas adecuaciones del contrato de concesiones para incluir el ducto de líquidos, así como generar las condiciones que le den ‘bancabilidad’ al proyecto (contratos que garantizan a los que financian el proyecto).


LUIS HIDALGO SUÁREZ
lhidalgos@diariogestion.com.pe

Fuente. Diario Gestión

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top