banner

Sicuani Noticias 01/06/12.- La Congresista de la república Verónika Mendoza, mediante una carta desvirtuó las imputaciones de un sector de la prensa limeña y funcionarios de gobierno, en el sentido que habría asusado al pueblo de Espinar con documentos falsos.

En entrevista con Jaime de Althaus de Canal N, Mendoza Frish, demostró con documentods y pruebas al canto que la denuncia contra la empresa Xtrata Tintaya datan de noviembre del año 2011, mientras que su despacho congresal recibió los informes de CENSOPAS, en enero de 2012.

Entre tanto respecto a la confusion de los estudios para  “determinar las características de salud de las poblaciones aledañas a actividades mineras en la provincia de Espinar-Cusco en relación a la exposición  a metales pesados”  Establece, entre otras cosas, que “se hallaron concentraciones de arsénico (2 muestras) y mercurio (33 muestras) en agua de consumo humano que superaron los valores máximos establecidos.

Asi como los valores guía referenciales de la OMS, hallazgos que requieren de una mayor investigación a fin de determinar la procedencia de dichos metales, segun dio cuenta y amplía en la siguiente carta:

 

CARTA ACLARATORIA SOBRE LOS INFORMES DEL CENSOPAS Y LA SITUACIÓN AMBIENTAL EN EL ÁREA DE INFLUENCIA DEL PROYECTO MINERO XSTRATA TINTAYA

Ante las informaciones tergiversadas y tendenciosas sobre mis declaraciones y referencias a un informe del CENSOPAS y la situación ambiental en el área de influencia del proyecto minero Xstrata Tintaya aclaro lo siguiente y exijo las rectificaciones correspondientes.
1.   El oficio enviado por mi despacho al Ministro de Salud señala que “resulta de suma importancia” la realización de un estudio de riesgo en salud por metales pesados en vista de que el estudio "Monitoreo Ambiental Participativo en el ámbito del Proyecto Xstrata Tintaya en la Provincia de Espinar" realizado entre agosto y setiembre del 2011 por encargo de la Vicaría de Solidaridad de Sicuani y la Universidad Cristiana de Albrechts con el auspicio de Misereor, presentaba evidencias de contaminación en las comunidades campesinas del entorno del proyecto Tintaya.
2.    El Ministro de Salud me respondió con la entrega del informe "Riesgos a la Salud por  Exposición a  Metales Pesados en la Provincia de Espinar_Cusco" desarrollado  entre agosto y octubre del 2010 por el CENSOPAS-INS (Centro Nacional de Salud Ocupacional y Protección del Ambiente para la Salud). Este es el informe al que he hecho referencia en mis declaraciones. En adelante me referiré al mismo como informe “Exposición a metales pesados”.
 3.   Por otra parte, el Gobierno Regional de Cusco, respondiendo al pedido de un informe que diera cuenta de la situación ambiental en el entorno del proyecto Tintaya, respondió entregándome el Informe técnico Nº03-2011-DEIPCROA-CENSOPAS/INS “Reconocimiento de riesgos y evaluación ambiental de metales en localidades aledañas al proyecto minero Quechua-Cusco. Distritos de Espinar y Pallpata, provincia de Espinar, región Cusco”, realizado entre 4 al 11 de octubre 2010 y que es un estudio de línea de base ambiental. Nunca he hecho referencia a este informe en mis declaraciones.
  
4.    Ambos informes han sido realizados por el CENSOPAS pero son de naturaleza diferente. Ninguna de las personas que ha señalado que yo habría “confundido” estos diversos informes ha pedido aclaraciones a mi despacho al respecto. Tampoco aquellos que señalaron mi supuesta “confusión” han hecho mención al informe "Riesgos a la Salud por  Exposición a  Metales Pesados en la Provincia de Espinar_Cusco" que me entregara el MINSA.
5.    Trasladé el informe "Exposición a  Metales Pesados” recibido del MINSA a la Municipalidad provincial de Espinar en vista de que fue a raíz de los reclamos de las autoridades, organizaciones sociales y ciudadanos de Espinar que realicé el pedido de información al MINSA y al Gobierno regional del Cusco.
6.  El informe "Exposición a  Metales Pesados” fue realizado con el objetivo de “determinar las características de salud de las poblaciones aledañas a actividades mineras en la provincia de Espinar-Cusco en relación a la exposición  a metales pesados” (p. 6).  Establece, entre otras cosas, que “se hallaron concentraciones de arsénico (2 muestras) y mercurio (33 muestras) en agua de consumo humano que superaron los valores máximos establecidos por el DS 002-2008-MINAM y DS 031-2010-SA, así como los valores guía referenciales de la OMS, hallazgos que requieren de una mayor investigación a fin de determinar la procedencia de dichos metales (influencia natural o antropogénica) así como las medidas necesarias para su control” (p. 73).
Finalmente el informe señala la necesidad de “mantener un monitoreo periódico de la calidad ambiental de la zona de estudio (aire, agua, suelo), por ser vulnerable a los cambios que pudieran producirse por efecto de la actividad minera” (p. 73).
7.    A raíz del informe "Exposición a  Metales Pesados” es que viajé a Espinar para ver la situación in itu a fines de marzo y allí pude recoger las preocupaciones de los campesinos del sector de Quetara que señalan que sus aguas están siendo contaminadas y que esto estaría afectando principalmente a su ganado, su principal fuente de subsistencia.
8.   Dicho todo lo anterior cabe señalar que el problema de Espinar no es un “problema de informes”. Existe una preocupación real y legítima de una población que se encuentra en el área de influencia del proyecto Xstrata Tintaya, que pide se verifique la naturaleza, fuente y magnitud  de la contaminación y los daños a la salud. Las denuncias por parte de la población de Espinar sobre contaminación ambiental son  anteriores al conocimiento de este informe. Prueba de ello es que Espinar presentó una denuncia penal contra Xstrata Tintaya por delito contra el medio ambiente en agravio de las poblaciones de las microcuencas de los ríos Salado y Ccañipía de la provincia de Espinar  (ver artículo “La minera Xstrata es investigada por la contaminación de dos ríos en el Cusco” publicado en el diario El Comercio el 28 de marzo 2012 en o en la página web de la SPDA. Esta denuncia fue presentada en noviembre del 2011, el informe "Exposición a  Metales Pesados” llegó a mi despacho en enero del 2012. Queda totalmente desvirtuada la afirmación de que yo habría “convencido a los espinarenses de que sus aguas están contaminadas”.
9.    Es deber del Estado atender esta demanda y contribuir a esclarecer la naturaleza, fuente y magnitud de la contaminación y defender el derecho a un ambiente sano y una vida sana. Para esto el primer y fundamental paso es escuchar a los ciudadanos que representa. Afirmaciones categóricas de que no hay contaminación desconocen y ningunean las demandas de la población y no contribuyen a instaurar un clima de diálogo y entendimiento, mucho menos lo logran afirmaciones que señalan que estas demandas obedecen a intereses “políticos”.
10.   Reitero mi condena a los actos de violencia ocurridos en Espinar. Reitero mi invocación al diálogo, a la paz social y al respeto de los derechos fundamentales. Reitero mi apuesta por instituir mejoras en la institucionalidad ambiental para restablecer la credibilidad del Estado.
Verónika Mendoza
Congresista de la República

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top