banner




El pueblo lo recuerda como un incansable promotor de la Iglesia del Sur Andino

Luego de 46 años de labor pastoral el P. Víctor Ramos Guija; Vicario Parroquial de la Parroquia Inmaculada Concepción de Sicuani, dejó de existir la madrugada del martes 09 de octubre del 2012 en la ciudad de Lima; Víctor Ramos deja una huella profunda de su compromiso, iniciativa y labor social ejercida desde la Prelatura de Sicuani por reivindicar a los más necesitados y las comunidades campesinas del Sur Andino, especialmente a las Provincias Altas del Cusco.

Su vida y sus inicios en la Iglesia.

El Padre Víctor Ramos nació en la ciudad de Huancayo, departamento de Junín, el 23 de abril de 1937, hijo de Don Isaac Ramos y María Cruz Guija. Realizó sus estudios primarios en Huancayo y sus estudios secundarios en Lima. Desde muy joven ingreso al Seminario de la Congregación Salesiana- Inspectora Peruana Santa Rosa de Lima en Magdalena del Mar en la ciudad capital. El 22 de Octubre de 1966 se ordenó como sacerdote religioso en Santiago de Chile.

Después de su ordenación trabajó en Lima, luego en Arequipa como director del Colegio Salesiano Don Bosco; hizo una experiencia misionera rica en la ciudad de Huaraz, donde le toca confrontarse con la crisis social, política y económica, de un lugar de difícil acceso y accidentada geografía; es ahí donde inicia un profundo trabajo apostólico con los obreros mineros de Huaraz, hecho que lo marca en su opción preferencial por los pobres y excluidos.

Llegó a la Prelatura de Sicuani, el 04 de Enero de 1974, enviado por la Comunidad Salesiana; para un trabajo misionero en comunión con sus obras de apostolado en todo el Perú. Se inicia como Párroco en las Parroquia de Langui, Layo, Descanso y Checca. Después de un tiempo, Mons. Albano Quinn, de la Orden Carmelitana y Administrados Apostólico de la Prelatura de Sicuani, consciente de la espiritualidad Salesiana del P. Víctor Ramos comienza a rogar insistentemente a la congregación Salesiana para que vengan mas seminaristas o sacerdotes para apoyar con la misión eclesial de la Prelatura de Sicuani; sin embargo, el P. Víctor Ramos fue el único generoso y valiente para estar presente en esta jurisdicción eclesial. Mons. Albano Quinn, impresionado y agradecido por la eficaz labor pastoral, por su aporte, por el enriquecimiento nato que hace con su presencia en la Prelatura de Sicuani, apenas en un año de trabajó; le pide muy sutil y permanentemente su posible incardinación en la Prelatura de Sicuani.

El P. Víctor Ramos, por su profunda sensibilidad con el campesinado de esta zona, viendo que era una población mayoritaria, asume su compromiso pastoral por este sector menos atendido. Animado por esta prioridad en 1976 inicia sus estudios del idioma quechua en el Instituto de Idiomas de Cochabamba – Bolivia.

El 19 de marzo de 1977 en la fiesta de San José – Patrono del Perú, el Administrador Apostólico de la Prelatura de Sicuani, Mons. Albano Quinn Wilson (Q.D.D.G.) firma un acuerdo conjuntamente con el Provincial Salesiano en el Perú, para que se amplié la labor eclesial del P. Víctor Ramos en la jurisdicción de la Prelatura de Sicuani, por el lapso de tres años, con el previo cuidado de que el P. Víctor Ramos formaría parte de la comunidad Salesiana de Yucay – Calca, ligado entonces por los votos religiosos y por las constituciones y reglamentos de esta congregación.

Desde esa fecha el Administrador Apostólico de la Prelatura de Sicuani Mons. Albano Quinn, le entrega con confianza a P. Víctor Ramos la responsabilidad de dirigir el Centro de Formación Cristiana de la Prelatura de Sicuani, lo que significa el futuro de la Iglesia Local, porque se trata de la formación doctrinal, espiritual y humana de los misioneros catequistas en todo el ámbito de la Prelatura (posteriormente Centro de Capacitación Teológica) cuya sede sería Sicuani, en la Casa Campesina, actualmente Casa de la Juventud.

Su profunda labor eclesial y social.

Mons. Albano Quinn y el P. Víctor Ramos, sabiamente se dan cuenta de que la única salida a la falta de agentes pastorales, para que haya una presencia y desarrollo de la Iglesia en la región es a través de los laicos comprometidos del lugar. En ese contexto que el P. Víctor Ramos fue elegido en Cusco, para representar toda la región del Sur Andino, como delegado en la Comisión Episcopal de Acción Social en Lima.

En 1978 el P. Víctor Ramos, con mucho esfuerzo y sacrificio, funda el Centro de Formación Campesina (CFC) de la Prelatura de Sicuani, con la visión y la esperanza de que los jóvenes campesinos fueran capacitados para asumir un liderazgo claro sin perder su identidad en sus comunidades campesinas. Como parte de este centro se abriría un sentimiento, al que podrían aspirar los jóvenes que tuvieran vocación, con el solo sueño de lograr vocaciones sacerdotales nativas y oriundas de la región, en todo caso sacerdotes conocedores de su realidad. Todo esto para seguir construyendo Iglesia, desde sus propias raíces y como un desafío a la tarea evangelizadora de esta porción del pueblo andino.

A fines de 1977, el P. Víctor Ramos por convertirse en un sacerdote conocedor de la realidad en que se encuentra esta Iglesia local y por su eficacia pastoral es designado Vicario General de la Prelatura de Sicuani, con el acompañamiento del P. Francisco Roy Verreau (ahora en Estados Unidos) como su bachiller. En 1979 es ratificado oficialmente para asumir la gran responsabilidad de ser Vicario General de la Prelatura de Sicuani, con el apoyo de Monseñor Angel Ojeda Ortiz (Q.D.D.G.)
De esta manera P. Víctor Ramos tuvo, también la delicada misión apostólica de atender los asuntos de la Prelatura de Sicuani, mientras Mons. Albano Quinn estaba ausente por sus compromisos pastorales. No olvidemos que el P. Víctor Ramos continuaba inmerso en sus compromisos con la comunidad salesiana en Calca.

Siendo Vicario General el P. Víctor Ramos apoya a Mons. Albano Quinn en un proyecto para la organización del archivo histórico de la Prelatura de Sicuani, el mismo que se hace viable y es cuidosamente ejecutado. Con esto elaboraron una recolección del fondo documentario de los libros parroquiales de bautismo, matrimonios, defunciones y de fábrica, existentes en las 30 parroquias que formaban parte de la Prelatura, para ponerlos al alcance de los investigadores de la historia de la zona, en el campo demográfico, económico y eclesiástico.

Este es un momento en que Mons. Albano Quinn, ya tiene el financiamiento para la construcción de la nueva catedral, que tenía previsto poner la primera piedra a inicios de 1980. Por su amplia e inclusiva orientación pastoral y su compromiso fiel al Señor y a los más desprotegidos, el P. Víctor Ramos es elegido entre todos los delegados de todas las jurisdicciones que conforman el Instituto Pastoral Andino (I.P.A.) para asistir a un Seminario en México cuyo tema sería “las Sistematización de la Teología que va Haciendo el Pueblo en su Vida de Fe”.

Su compromiso con la Prelatura de Sicuani y el pueblo de Canchis.

El P. Víctor Ramos ha permanecido en la Prelatura de Sicuani, aportando con su carisma Salesiano en la construcción de esta Iglesia local hasta 1982. En este año él decide continuar su trabajo pastoral junto a Mons. Albano Quinn y se ve obligado a solicitar su disgregación de la Congregación Salesiana; para ser sacerdote religioso primero por tres años y después incardinado por fin en la Prelatura de Sicuani.

Ante este gesto Mons. Albano Quinn manifiesta lo siguiente en alusión al P. Víctor Ramos. “(…) aprecio mucho sus servicios y su espíritu salesiano que ha aportado mucho en la construcción de Iglesia en esta Prelatura. Ante las duras exigencias del trabajo laboral y los serios problemas que han surgido como resultado de la fidelidad pastoral a la Iglesia identificada con los pobres, los marginados y las victimas de la descarada injusticia de los sectores de esta población, he notado un espíritu notablemente noble, paciente y fiel al Señor y a su Iglesia en el Padre Víctor- resultado indubitablemente de su espiritualidad personal y la formación que ha recibido de su familia religiosa. Siempre lo he considerado fiel hijo de Don Bosco (…)”

Es 1985 y P. Víctor Ramos, según las normas del Derecho Canónico, es incardinado en la Prelatura de Sicuani, ya sin ninguna responsabilidad religiosa Salesiana.

En 1988 es Rector del Seminario Propedéutico de San Pablo y es a la vez miembro del equipo formador del Seminario de Juliaca en Puno, luego es rector de este seminario fundado el 12 de diciembre del 1979. En 1993 es Párroco de Sicuani, luego es Párroco de Yanaoca, vuelve en dos oportunidades más a ser Párroco de Sicuani hasta el año 2000.

En el 2001 el P. Víctor Ramos se ofrece para una misión sacerdotal por un espacio de 6 meses y en un momento de emergencia que viven los pueblos de Tarata y Candarave en la jurisdicción del Obispado de Tacna y Moquegua.

En el 2002 el P. Víctor Ramos tiene el encargo de ser el director Ejecutivo del Instituto Pastoral Andina del Cusco (IPA) por el periodo de 5 años, hasta el 2006. Aquí hace un trabajo muy consciente y cabal junto a Antonio Villalobos.

Desde el 2007 P. Víctor Ramos se incorpora al equipo parroquial de Sicuani, con el P. Luciano Ibba como su Párroco. Hay una palabra con la que describimos al P. Víctor Ramos todos los que lo queremos y reconocemos en él su maravillosa entrega de vida con una solidez y con un cariño ADMIRABLE por todos nosotros; por sobre todo es y siempre fue un AMIGO.

Sus reconocimientos.

El 21 de Setiembre del 2010, P. Víctor Ramos Guija es el Ganador en la categoría de SOCIEDAD CIVIL Y PERSONA NATURAL a nivel nacional del “PREMIO POR LA PAZ 2010” otorgado por el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social, premio que este ministerio entrega como reconocimiento a las personas que destacan significativamente por su compromiso en la construcción de una cultura de paz en nuestro país. Padre Víctor con toda sencillez y humildad evita ser galardonado con honores y no asiste a la ceremonia de premiación.

En agosto del 2012 el P. Víctor Ramos, con Resolución de Alcaldía N° 443-2012-A-MPC, emitido por la Municipalidad Provincial de Canchis; es reconocido como Hijo Predilecto de la Provincia de Canchis, debido a su abnegada labor y misión eclesiástica ejercida en las Provincias Altas del Cusco.

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top