banner

Posturas. Jorge Acurio puso a trabajar su aparato de prensa para promover proyecto. Dirigente de FDTC cree que es una "mecida".

José Víctor Salcedo.

 Cusco. En horas de la tarde de hoy, el Congreso de la República definirá si aprueba el proyecto de ley 1396 presentado por el Ejecutivo, que contempla la construcción del Gasoducto Sur Peruano (GSP). Tras su aprobación en la Comisión de Energía y Minas, pasará a debate a las 17:00 horas y luego a votación en el pleno del Legislativo.

El congresista Rubén Coa Aguilar expresó su confianza en que los parlamentarios respaldarán la iniciativa legal para declarar de necesidad pública e interés nacional el megaproyecto gasífero. Sin embargo, la falta de claridad en aspectos como el cronograma, las características y el costo del megaproyecto, siguen generando dudas.

En la región Cusco, por ejemplo, han surgido dos posiciones encontradas acerca del GSP. Quienes respaldan la iniciativa destacan la decisión del Ejecutivo para impulsar la obra y la pronta llegada de gas barato a la Ciudad Imperial. Los críticos piensan que el anuncio será “una mecida más del gobierno”. 

ARGUMENTOS A FAVOR

 El presidente regional, Jorge Acurio, lidera la cruzada a favor del nuevo ducto que partirá en Las Malvinas (Camisea) y terminará en Ilo (Moquegua). A través de la Oficina de Relaciones Públicas del Gobierno Regional inició una intensa campaña de propaganda en los medios de comunicación a favor del proyecto.

 En los tres últimos días, Acurio Tito ha insistido en que el ducto costará US$ 1,800 millones y traerá el gas a las regiones del sur en tan solo tres años.

Varios expertos han desestimado ambos parámetros. El representante de Osinergmin, Luis Espinoza, sostuvo que el ducto costará US$ 2,325 millones, y el sur empezaría a gozar de los beneficios del gas en un plazo no menor a cinco años.

Otros como el ex ministro de Energía y Minas, Carlos Herrera Descalzi, calculan el valor de la obra entre US$ 4,000 y US$ 5,000 millones. El analista político Jesús Manya Salas se ha sumado a las voces de respaldo del gasoducto. Cuestionó a los que expresaron sus dudas al anuncio gubernamental. “La posición escéptica lleva a la derrota y el pueblo cusqueño no puede estar sujeto a la posición derrotista de algunas personas.

Tiene que buscar lo mejor y creo que en ese terreno hay que recomendar a nuestros congresistas que el día de la votación se mejore el proyecto de ley (1396)”. Consideró que solo hace falta incorporar en el proyecto la Planta de Fraccionamiento en Kepashiato y que se asegure el uso del gas del lote 88 para abastecer el GSP.

“Me preocupa que algunos dirigentes sigan opinando en la estratósfera y no pisando la realidad. Creo que el nuevo Gasoducto Sur Peruano es una oportunidad”, anotó. DUDAS RAZONABLES En la otra vereda se encuentra el nuevo secretario general de la Federación Departamental de Trabajadores Cusco (FDTC), Wilfredo Álvarez, quien consideró que el proyecto del gasoducto no es más que una “mecida del gobierno”.

Señaló que los cusqueños no pueden celebrar una propuesta que solo dilata la llegada del gas hacia las regiones del sur. Acusó al gobierno de incumplir sus compromisos electorales. “Creo que este gobierno ha demostrado que no quiere cumplir con el sur”, dijo.

 En esa misma línea están los expertos Edgar Carmelino y Sandra Chavarría, para quienes el escepticismo lo genera el propio gobierno, puesto que “no hay claridad para impulsar el proyecto”.

ß ENFOQUE

 Carlos Herrera Ex ministro de Energía y Minas Aumentarían 19% las tarifas El 4% de la Garantía de Red Principal es bajo el supuesto de que el Gasoducto Sur Peruano vaya a costar los 1,800 millones de dólares de los que habla el Ejecutivo.

Ese monto podría terminar en 3,500 o 4,000 millones de dólares y ese 4% podría terminar en 19% o en 15% de aumento en la tarifa eléctrica. Eso significa que en este proyecto el riesgo lo asume el consumidor eléctrico. El sector eléctrico tiene tres costos: el costo de distribución, el costo de transmisión y el costo de generación. Antes de Camisea, la transmisión era solo un 5%.

Fuente: La Republica

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top