banner

RECUPERACIÓN.  Cultura logró recuperar recinto religioso que estuvo en escombros desde 1878, tras un incendio. Invirtieron S/. 7 millones.
En 1878 el Templo Matriz de Sicuani (Canchis) fue consumido por un voraz incendio. Las lenguas de fuego devoraron el púlpito, pinturas y retablos. También parte del techo, portales y columnas que habían sido hechas a base de madera. 
Después de casi un siglo y medio (137 años) de abandono, el recinto religioso fue recuperado de los escombros por especialistas de la Dirección Desconcentrada de Cusco del Ministerio de Cultura. 
Los trabajos de restauración demandaron seis años y siete meses. La primera etapa, empezó en 2009 y acabó en 2011 con las labores de análisis y diagnóstico de la situación de cada metro cuadrado del templo. 
La segunda fase se ejecutó entre setiembre de 2013 y julio de 2015. Implicó labores de acabado. Hasta entonces ninguna entidad le había prestado atención a este templo pese a que tenía la categoría de Patrimonio Cultural de la Nación desde 1982.
Su recuperación demandó una inversión de S/. 7 millones 677 mil soles. La Dirección Desconcentrada del Ministerio de Cultura aportó S/. 6 millones 877 mil soles, mientras que la Municipalidad de Canchis entregó una partida equivalente a S/. 800 mil soles. 
En la reconstrucción del templo se hicieron varias modificaciones arquitectónicas. La restauración comprendió trabajos de intervención de estructuras; desde la cimentación hasta los techos, restauración de obras de arte, investigación y monitoreo arqueológico. 
Además, ahora la iglesia cuenta con un moderno sistema de iluminación interna y externa y sistema de seguridad. 
ESTILO ÁRABE-ROMANO
La Iglesia Matriz de Sicuani fue edificada sobre una Huaca (lugar sagrado de los Incas) en 1689 por el párroco Gaspar Sarros y Cegarra con apoyo del obispo Manuel Molinedo;  con advocación a la Virgen Inmaculada Concepción. De ahí que su festividad es el 8 de diciembre.
Los muros -como era habitual en esos tiempos- son de adobe. Los portales y columnas se levantaron a base de piedra andesita y caliza que abundan en el distrito de Raqchi, donde hace miles de años existió un volcán; mientras que el mortero está constituido por cal y arena. 
Según los expertos, el estilo arquitectónico es una combinación de árabe y romano. 
También se recuperó una campana que es conocida como la gemela de la María Angola que se encuentra en la Basílica Catedral del Cusco.
"Como parte del quinto aniversario del Ministerio de Cultura entregamos esta magnífica obra de restauración. Cuiden y protejan este monumento histórico" demandó Ruiz Caro, titular de la entidad cultural.
Fuente: La República

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top