banner

Giro conservador. Los peruanos decidieron llevar a la segunda vuelta a Fuerza Popular y a Peruanos por el Kambio. Aparte, el próximo Congreso tendrá un fuerte tono conservador, gracias a la bancada fujimorista que se acerca a la mayoría absoluta
La consolidación del fujimorismo, el renacer de la izquierda y la dura derrota de dos ex presidentes es el apretado resumen de ayer, cuando 23 millones de peruanos votaron para elegir a un nuevo presidente y renovar el Congreso.
 
Con cargo a que la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) termine su conteo oficial, habrá una segunda vuelta presidencial en junio entre dos opciones de derecha: Keiko Fujimori  (Fuerza Popular) y Pedro Pablo Kuczynski (Peruanos por el Kambio).
 
Así lo indican los conteos rápidos de las principales encuestadoras, entre ellas GfK y también Ipsos.
 
El domingo 5 de junio, ambos competirán para definir quién será el nuevo jefe de Estado para el periodo 2016-2021, el cuarto elegido de manera consecutiva en elecciones democráticas.
 
Según los primeros resultados en el boca de urna, FP se impuso en el norte del país (con la excepción de Cajamarca, donde ganó Gregorio Santos), en la selva y en algunas regiones del centro.
 
El Frente Amplio (FA) obtuvo la victoria en  Huancavelica, Cusco, Ayacucho, Apurímac, Puno, Moquegua y Tacna.
 
Kuczynski solo habría podido imponer condiciones en Arequipa. Sin embargo, el voto acumulado en otras regiones (en donde quedó en segundo lugar) resultó suficiente para sellar su ingreso en la ronda decisiva.
 

¿Gobierno con mayoría?

Antes de la elección se sabía que Fujimori acabaría en primer lugar. Las encuestas de la semana última, que no podían publicarse por mandato legal, así lo confirmaban. Ayer, la líder de FP no hizo otra cosa que confirmar la tendencia.
 
Pero hay un elemento adicional de suma importancia. Y es que, de acuerdo con todas las proyecciones más serias, el fujimorismo tendrá la bancada más numerosa, que incluso se acercaría a la mayoría absoluta. Así, es posible que, tal como ocurrió en la década de los noventa, el fujimorismo –esta vez encabezado por la hija de Alberto Fujimori– gobierne el Perú de la mano de una mayoría legislativa. Cuando eso pasó, el Parlamento se debilitó de manera evidente.
 
En cambio, si Kuczynski   triunfara en junio, su bancada sería de unos 25 congresistas, aproximadamente. Es decir, el líder de PPK se vería obligado a negociar con las demás fuerzas políticas si deseara ampliar su base de apoyo parlamentaria.
 
Aparte de FP Y PPK, también obtuvieron representación el Frente Amplio, Alianza para el Progreso, Acción Popular y Alianza Popular (Apra y Partido Popular Cristiano).
 

Izquierda renacida

La otra gran protagonista fue Verónika Mendoza (FA). Empujó de atrás –la favoreció, por cierto, la exclusión de Julio Guzmán– y peleó hasta el final su ingreso a la ronda de junio.
 
Si bien el conteo rápido tiró por el suelo su expectativa de enfrentarse a Fujimori, lo que ha logrado no es poca cosa. Ha revitalizado a la izquierda con una candidatura con partido propio (sin vientre de alquiler, como en anteriores oportunidades) y, encima, ha sido la locomotora que ha impulsado a que el FA consiga una bancada parlamentaria muy apreciable que bordearía los 20 escaños.
 
Nada mal para una postulación que, al inicio, apenas si pensaba en superar la valla electoral. Con este proceso, Mendoza incrementó su liderazgo y capital políticos. Ha pasado a ser una figura de alcance nacional.
 
Quien también tuvo un papel destacado, porque pudo levantar a un partido tradicional que se movía en la intrascendencia electoral, es Alfredo Barnechea, quien llevó a Acción Popular a disputar los primeros lugares en las encuestas.
 
Errores de campaña complicaron sus opciones y su caudal de intención de voto se diluyó en el camino.  Igual, ayudó a que AP llegue al Parlamento con una bancada propia que le ofrecerá, sin duda alguna, opciones de negociación política durante el quinquenio que viene.
 

Los grandes perdedores

En el análisis de la jornada, queda claro que quienes peor desempeño tuvieron fueron el Apra y el PPC, ambos socios   electorales que, apenas, pudieron pasar la valla electoral.
 
Mauricio Mulder reveló en una entrevista televisiva que Alan García, previendo lo que venía, puso su postulación a evaluación en enero –carta de renuncia incluida–, pero el partido no la aceptó.
 
La pregunta que queda ahora es cuál será el futuro del Apra luego de este duro golpe electoral que, decía, había superado bien. Quizás sea el momento más propicio para promover una renovación en el liderazgo del partido que fundó Haya de la Torre.
 
Otro ex presidente que la pasó mal fue Alejandro Toledo (Perú Posible). Ni siquiera esperó los resultados porque tomó un vuelo a París. Como el de García, su momento político parece haber terminado ya.
 

La ONPE empezó a ofrecer resultados oficiales y se espera que termine la contabilidad hoy en la noche

Al cierre de esta edición, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) empezó a difundir su conteo oficial.
 
El jefe de ese organismo, Mariano Cucho, presentó resultados al 40% pasadas las once de la noche.
 
Las cifras de la ONPE confirman las proyecciones de las encuestadoras, en todo caso. Keiko Fujimori marcha primera, Pedro Pablo Kuczynski segundo, Verónika Mendoza tercera, Alfredo Barnechea cuarto y Alan García quinto.
 
Es importante señalar que el conteo que realiza la ONPE no supone una muestra estadística. Lo que hace el organismo electoral es ingresar en el sistema las actas por orden de llegada.
 
En la medida que se sumen las actas de todas las zonas del país, las cifras oficiales de la ONPE se terminarán pareciendo a las que ofrecieron las encuestadoras con el conteo rápido.
 
Lo que no se sabe es cuándo la ONPE concluirá con la tarea encomendada. Cucho dijo que sería hoy en la noche. Queda por ver si cumplirá con esa expectativa, para no repetir angustias anteriores.
 

En el Congreso

A la derecha. Solo con la suma de las bancadas de Fuerza Popular y de Peruanos por el Kambio (curiosamente, los dos partidos que serán antagonistas en la segunda vuelta de junio próximo) se llegaría a más de 80 escaños, según las proyecciones de las más importantes encuestadoras. Eso significa que el próximo Parlamento para el período 2016-2021 tendría, claramente, una orientación más hacia la derecha.
 
¿Solos? De hecho, la bancada que ha conseguido el Frente Amplio tendrá que confrontar ideas en un Pleno que, según parece, se caracterizará por manifestar una tendencia política más conservadora.

La Repúlica

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top