banner


Testimonio de sobreviviente. Alexander Paredes, uno de los peruanos que vencieron a la muerte en el naufragio del Costa Concordia, relató lo vivido la noche del viernes.

Aún sigue desaparecida tripulante peruana y sus padres viajaron a Italia.

Carlos Contreras.

Aún no hay rastros de la tripulante peruana Erika Soria Molina, de 25 años, al cumplirse tres días de intensa búsqueda de los sobrevivientes del naufragio del lujoso crucero Costa Concordia en aguas italianas, frente a la isla de Giglio.

"Dónde está Erika, por qué no aparece", son las preguntas que retumban en la mente de sus familiares cusqueños. Pues bien, hasta el momento, solo existen algunas versiones que responderían estas interrogantes. Una de ellas señala que, armada de valentía, nuestra compatriota seguía rescatando –desde su bote salvavidas– a las personas que se estaban ahogando en el mar, durante el pánico de la tragedia.

"Yo vi a Erika por última vez cuando ayudaba a las personas a subir a los botes salvavidas, hasta el último momento. Ella portaba un chaleco salvavidas, pero cuando una de las pocas lanchas (donde se encontraba Erika) se llenó de gente se volcó y la perdí de vista", narró el tripulante sobreviviente Alexander Paredes Burga.

Según la información obtenida por Betzabé Soria Molina, hermana de nuestra compatriota que viajó a Italia para seguir de cerca las labores de rescate, Erika había logrado subirse a un bote, que minutos después vieron desaparecer hasta perderse en la oscuridad.

A estas versiones se suman las declaraciones del cónsul peruano en Florencia, Manuel Veramendi, quien señaló que los peruanos con quienes conversó le indicaron que al parecer la joven camarera no sabía nadar, por lo que le habría sido difícil llegar a la orilla.

“Es muy difícil el caso. Uno de sus compañeros tripulantes que estuvieron con ella, hasta el último momento, en el bote salvavidas afirmó que ella no sabía nadar y que esto contribuyó en su desaparición. Muchos de ellos se han salvado nadando, dado que la nave estaba muy cerca de la costa”, dijo el diplomático desde Italia.

Sin embargo, estas afirmaciones fueron desmentidas por Manuel Soria, hermano de Erika, quien aseguró que su hermana "sí sabía nadar". Su padre se sumó a esta versión al mencionar que, "en el supuesto de que no supiera nadar, por lo menos su cuerpo flotaría, permitiendo ser ubicada por un rescatista y conducida a la orilla".

Las acciones de rescate fueron suspendidas la tarde de ayer porque el mar estaba agitado y movía peligrosamente la nave accidentada. Las autoridades peruanas se comprometieron a seguir de cerca la búsqueda de la peruana perdida.

PADRES VIAJARON ANOCHE

Después de haber llegado a Lima desde Cusco, consternados y con la esperanza de encontrar la forma de viajar a Italia para verificar el rescate de su hija, los padres de Erika Soria salieron del país por la noche con destino a la localidad italiana de Grosseto, cercana a la isla de Giglio.

Más temprano, Saturnino Soria y Benedicta Molina se reunieron con la empresa que reclutó a su hija en el crucero. Fue en esa conversación en la que se enteraron de que iban a viajar.

Durante el día lograron contar con el pasaporte y la visa humanitaria que les entregó la embajada de Italia en el Perú.

El director general de la empresa CRC-Perú, Vincenzo Ursino, detalló que Costa Concordia está corriendo con los gastos. Hasta el cierre de edición, la hermana de Erika seguía la búsqueda en la zona. El problema es que no puede quedarse mucho tiempo allí, pues trabaja en Madrid (España) y debe volver porque se vence el permiso de trabajo.


HAY 6 MUERTOS Y EL NÚMERO DE DESAPARECIDOS AUMENTA A 29

Hasta el cierre de esta edición, las autoridades italianas informaron que, tras el hundimiento del crucero, aún permanecen desaparecidas 29 personas: 25 pasajeros y 4 miembros de la tripulación.

El jefe guardacostas Marco Brusco señaló que todavía hay áreas del barco que no han sido revisadas, por lo que la esperanza de encontrarlos con vida se mantiene.

Más temprano, las autoridades estimaban que los desaparecidos eran solo 16.

El número de muertos aumentó a 6, luego de que hallaran el cuerpo de un hombre. Las labores de rescate se reanudarán hoy.

El gobierno italiano decretó el estado de emergencia en la zona donde naufragó el pasado viernes el crucero Costa Concordia, ante las posibles fugas de combustible y otros materiales contaminantes.

CLAVES

Edmundo Gaviria, gerente general de Cruceros Bonavista, empresa que reclutó personal para Costa Concordia, informó que Madeleine Costilla, hermana del peruano fallecido, viajará mañana a Italia junto a su esposo.

La cónsul adscrita del Perú en Roma, Gianina Torres, dijo que tres de los peruanos que iban como pasajeros en el crucero iniciaron su viaje de retorno a nuestro país. Ellos viajaron a Barcelona (España) y hoy tomarán vuelo hacia Lima.

El embajador Manuel Talavera Espinar precisó que el consulado ofrecerá una asesoría legal a través de un abogado italiano para garantizar que los derechos laborales de estos compatriotas sean respetados.

En total hay 44 tripulantes y 8 pasajeros peruanos vivos.

SOBREVIVIENTES

Tripulación peruana del Costa Concordia reclutada por las agencias Crucero Bonavista y CRC-Perú.

Lista de 25 sobrevivientes de Crucero Bonavista. Abad Quine Jaqueline Elizabeth, Acasiete Thais Renzo Antonio, Anyosa Cuba Jimy Harry, Aragón Peña Alfredo, Buenaño Sipión Cherly, Ccarchuarupay Huamán Edwin, Díaz Quiroz José Raúl, Flórez Sotomayor Miguel Ángel, Herrera Seminario José Miguel, Lobatón Núñez Gary Jhonnatan, Morales Álvarez Humberto Erick, Olave Zapata María, Peraldo Rodríguez Jeanet Marissa, Quijano Ruiz Bernardo Alonso, Quiñónez Príncipe Patricia Miluska, Reaño Panta José Luis, Rivera Urquiza Rildo Lorenzo, Soto Valdez Cindy Michelly, Távara Chacaliaza Erick André, Toledo Flores Frank, Torres Puente Jazmín Solem, Ventura Aronez Christian Héctor, Vera Torres Armando Magno, Villalón Vílchez Sandra Ximena y Villegas Apaza Claudia Susana.

Lista de 19 tripulantes de CRC-Perú. Barba Radanovich Juan Pablo, Benites Salcedo Ricardo, Bueno Tizón Alejandro, Chávez Moreno Diana Carolina, Chico Cornelio César Jesús, Choy Marambio Ana Rosa de Jesús Wen Lay, Delgado Madera Liscet, Díaz Figueroa Carla Pamela, Garriazo Lucana Ericsson Janeck, Mendoza Valverde Rudy Alberto, Ninavilca Quispe Alejandro Martín, Palomino Palomino Rebeca Victoria, Panetti Butrón Fiorella Silva, Paredes Burga Alexander, Quiroz Heredia Franz Anthony, Rodríguez Chujutalli Óscar Geraldo, Rodríguez Villanueva Marlyn Sara, Ruiz Gonzales Luis Armando, Silva Saavedra Javier Erasmo.

Llegaron los primeros peruanos sobrevivientes

Esta noche llegaron a Lima tres ciudadanos peruanos que sobrevivieron milagrosamente al naufragio del crucero Costa Concordia. Se trata de Milton Paredes, su esposa Edelmira y su hija Diana.

Los tres arribaron a la capital en medio de una gran expectativa de la prensa pero evitaron dar declaraciones porque se sienten cansados luego del largo viaje desde Italia, donde el pasado viernes se salvaron frente a la isla de Giglio.

“He hablado con mi sobrina por internet porque no tienen teléfono, sé que tiene tres costillas fracturadas, eso le imposibilita movilizarse fácilmente, espero que vayan a descansar rápidamente”, señaló el señor Samuel Paredes, familiar de los sobrevivientes.

La familia Paredes subió a un automóvil para marcharse a su domicilio, sin embargo, en las próximas horas estarán viajando a la ciudad de Cusco para relajarse en compañía de sus seres queridos.

Este miércoles se espera la llegada de los demás compatriotas que sobrevivieron al naufragio. Todavía no hay rastros de Erika Soria Molina, quien se lanzó al mar para ayudar a pasajeros del crucero.

Otra peruana que salvo de morir en el fatídico crucero

Carla Pamela Díaz Figueroa trabajaba como camarera en el crucero y ya se encuentra a salvo en la ciudad de Roma con sus compatriotas. Ella estaría arribando a Lima este miércoles a las 10:30 pm.

La joven nació en la provincia limeña de Huaral, estudió Turismo y Hotelería en la Universidad San Martín de Porres. Gracias a su buen desempeño la contrataron como camarera por segundo año consecutivo en el Costa Concordia, que naufragó el pasado fin de semana frente a la isla de Giglio, en Italia.

Díaz Figueroa es una de las 45 personas de nacionalidad peruana que viajaban a bordo de la exclusiva embarcación. Este miércoles dejará el hotel de Roma para dirigirse a Venezuela y finalmente volar rumbo hacia el Perú.

Cabe señalar que aún no hay rastros de la tripulante peruana Erika Soria Molina, de 25 años, al cumplirse tres días de intensa búsqueda de los sobrevivientes del naufragio.

Fuente: La República

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top