banner


Lima, 07/04/2009 (CNR) -- La Sala Penal Especial de la Corte Suprema declaró culpable al ex presidente Alberto Fujimori, procesado por el asesinato de 25 personas en Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992) así como los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer en los sótanos del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE).

"El tribunal ha llegado a una certeza razonable acerca de los cuatro hechos juzgados. Este tribunal declara que los cuatro cargos objeto de imputación se encuentran probados, más allá de toda duda razonable. Por consiguiente, la sentencia que se emite es condenatoria", declaró el juez César San Martín en la lectura del resumen de este histórico fallo, el cual fue asumido por unanimidad.

De esta manera, queda confirmada la tesis del Ministerio Público, la cual sindica a Fujimori como el autor mediato o autor intelectual de los crímenes perpetrados en el marco de la "guerra de baja intensidad" o "guerra sucia" emprendida dentro de la política antisubversiva de su régimen (1990-2000).

De igual modo, se ratifica la teoría del dominio de hecho, la cual coloca a Fujimori en la cúspide de un aparato de poder jerarquizada donde un grupo como Colina no pudo existir sin la autorización del primer mandatario.

La condena fue tomada con frialdad con Fujimori, quien desde el inicio de la audiencia se limita a tomar notas en una libreta, sin dirigir la mirada a los magistrados. Su actitud, no obstante, contrasta visiblemente con la de sus hijos Kenji y Keiko, así como de su defensor César Nakasaki, cuyos rostros reflejan evidente descontento.

A su vez, los deudos de las matanzas perpetradas por Colina y los activistas por los derechos humanos se mantienen en calma, a la espera que culmine la lectura del fallo judicial.

A continuación, la secretaria de la sala comenzó la lectura de las 247 cuestiones de hecho. Al inicio, se detalla que está probado que el ex asesor Vladimiro Montesinos realizó estrategias de inteligencia con la anuencia y conocimiento de Fujimori.

Así mismo, se sostiene que la masacre en el solar de Barrios Altos, donde el Grupo Colina victimó a 14 adultos y un niño de ocho años el 3 de noviembre de 1991, fue un crimen de Estado.

En tanto, el asesinato de nueve estudiantes y un profesor de la Universidad Nacional Enrique Guzmán y Valle "La Cantuta" en la madrugada del 18 de julio de 1992, fue una respuesta al ataque que sufriera Fujimori en una visita previa al campus.

Una vez conocida la decisión del tribunal, los simpatizantes y seguidores de Fujimori que permanecían apostados en las inmediaciones de la Dirección de Operaciones Especiales (DIROES) de la Policía, en el distrito de Ate Vitarte, se enfrentó con obreros de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP).

Fuente: CNR

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top