banner



La historia de Huancavelica ha estado vinculada, desde la colonia, con la minería, llegando a tener, en esa época, la tercera mina de mercurio más grande del mundo. Durante el período republicano esta actividad continuó y, como consecuencia de ello, luego de siglos, son múltiples los pasivos ambientales de las actividades mineras que pueden ocasionar altos riesgos si no se toman las medidas preventivas del caso.

Un claro ejemplo de ello lo constituye el colapso parcial de uno de los depósitos de relaves de la Unidad Minera Caudalosa Chica, ocurrido el pasado 25 de junio en el distrito de Huachocolpa, provincia de Huancavelica, donde, según cálculos preliminares, 2140 metros cúbicos de los residuos mineros que estaban allí almacenados llegaron al río Escalera, aledaño a las instalaciones de la empresa, lo que originó una gravísima contaminación en la zona e impactó los ríos que reciben las aguas del río Escalera, en particular al río Opamayo.

Como consecuencia, cerca de 450 pobladores que viven en la zona no pueden utilizar las aguas del río debido a la contaminación producida. Esto también ha afectado a los criaderos de truchas, además de 24 hectáreas de terrenos de cobertura natural.

Frente a una situación de esta naturaleza, la primera medida la constituye la aplicación del plan de contingencia, así como la alerta inmediata a la población. Luego deben realizarse las actividades de limpieza del cauce de los ríos afectados. Posteriormente se requiere planificar la recuperación ambiental del área. Además, deben repararse todos los daños generados, así como sancionar las infracciones a la legislación que se hubieran cometido. Este constituye un caso en que, de ser necesario, corresponde al Ministerio del Ambiente evaluar la Declaratoria de Emergencia Ambiental.

Sin embargo, el daño ya está hecho. Las medidas de prevención han fallado. Es aquí donde debemos dirigir nuestra mirada, pues es necesario evitar que hechos similares se produzcan en otras zonas del país. Corresponde precisamente al Ministerio del Ambiente liderar este esfuerzo. Esto demandará involucrar a entidades estatales como el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin), el Ministerio de Energía y Minas o la Autoridad Nacional de Agua, además del nuevo Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental. Se necesitará, además, de la colaboración del sector privado y de la cooperación internacional.

Nunca ha sido más actual la inscripción del escudo de la “Villa Rica de Oropesa”: “Me feriam totum sic Huancavelica tuetur”, me sacrificaré del todo para que Huancavelica esté segura. Debemos tomar todas las medidas para que el Perú esté seguro.

Autor: Iván Lanegra Quispe

Adjunto del Medio Ambiente, Servicios Públicos y Pueblos Indígenas

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top