banner

Más de 500 mujeres pertenecientes al centro poblado de Hampatura, provincia de Canas, en Cusco, decidieron hacer justicia con sus propias manos al desnudar, castigar y pasear con una pollera a un hombre que durante muchos años maltrató a su conviviente y a sus ocho hijos, de los cuales tres son menores.

El sujeto fue identificado como Julián Quispe Luque, de aproximadamente 50 años, quien se encuentra custodiado en la comisaría de Yanaoca luego de que fuera denunciado por violencia familiar.

Cabe señalar que este hecho ha llamado la atención de la opinión pública en la región y se constituye en un acto emblemático a escasos días de recordarse el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Quispe fue capturado el último fin de semana por las mujeres de esta localidad y encerrado en un cuarto luego de golpear por enésima vez a su conviente y morder a uno de sus hijos pequeños en un brazo y en una pierna.

En la madrugada del 19 de noviembre fue traído a pies descalzos, durante cuatro horas, desde Hampatura hasta la plaza de Yanaoca, capital de la provincia de Canas, y entregado la policía.

Sin embargo, cuando el grupo fue informado que el sujeto sería encerrado en el calabozo por 24 horas, las mujeres campesinas rodearon el patrullero y obligaron a salir al agente y al agresor. Indignadas y furibundas lo desnudaron públicamente, amarraron sus manos, le colocaron una pollera y fue paseado por las calles de este pueblo con un cartel que decía textualmente: “Yo soy Julián Q. agresor a mi mujer y a mis hijos, quirimos justicia” .

A un costado del cartel estaba colgado además un cuchillo. Por intentar defender al detenido, el agente policial casí fue capturado por los pobladores y se le colocó una pollera, pero logró quitársela y fugar de la turba social.

Una vez que fue paseado el agresor y con el fin de poner orden, intervino el Ministerio Público disponiéndose una investigación de los hechos a cargo de la fiscal de Prevención del Delito, Erica Olave Luza, para calmar el ánimo de las manifestantes.

Las mujeres pernoctaron la noche del lunes en esta localidad pues exigían sanción para el culpable. Dijeron que no se retirarían hasta encontrar justicia; sin embargo, el alcalde de Canas gestionó el un local amplio para que no estuvieran a la intemperie, pues algunas habían llegado con sus hijos.

Al día siguiente, martes 20 de noviembre, en una reunión multisectorial entre las autoridades, la jueza Yoshi Samantha Alvarez Tito, dispuso que Quispe Luque sea trasladado al Instituto de Medicina Legal en Sicuani, provincia de Canchis, para recibir atención especializada; mientras que en Canas, se programaba el inicio de las audiencias en torno a este caso.

El 22 de noviembre, el comisario de Canas, Victor Qori Aragón, al ser consultado por nuestro corresponsal sobre el paradero del hombre acusado de violentar a su familia, dijo que Quispe se hallaba actualmente en Yanaoca y que viene asistiendo a las diligencias judiciales para que al final la autoridad competente en base a las pruebas y denuncias de la población y las víctimas de la violencia familiar aplique lo establecido por la Ley.

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top