banner

María Luz Crevoisier

Su relevancia la evidencia su obra. Libros como Harta cerveza y harta bala (1987); La joven que subió al cielo (1988); Como cuando estábamos vivos (1989); Señores de estos reinos (1994) entre sus relatos, además de las novelas, Cuzco después del amor y Asesinato en la gran ciudad del Cusco (2007).


Para acercarnos a su trabajo y conocer la visión que tiene del Cusco actual, tuvimos una amena conversación con este destacado escritor.

¿No existe oposición entre su trabajo en el Centro Guaman Poma y la literatura?

Me parece que cualquier labor que uno realiza, alimenta a la larga el trabajo literario. Trato de trabajar a medio tiempo y dedicar la otra mitad a escribir, pero hay temporadas largas en que no puedo cumplir este propósito.

¿Cómo lo motiva el Cusco?

De doble manera: me apasiona su historia y me parece que en el están muchas de las claves del Perú de hoy, y me gusta su día de hoy, los cambios que está experimentando una sociedad tradicional en su encuentro con el turismo.

Noto cierta aproximación de Asesinato en la gran ciudad del Cusco, a la tradición sobre Zelenque, recogida y escrita por Clorinda Matto de Turner, ¿cuánto de esto es verdad?

En el Perú tenemos muy pocas novelas históricas y la producción literaria de la Colonia y el primer siglo de República es también exigua. Eso hace que Ricardo Palma y la Clorinda Matto tradicionista sean casi los únicos referentes de los escritores que queremos incursionar en el género. Releí las Tradiciones cusqueñas cuando escribía Asesinato... y deben haber dejado huella en la novela.

¿Qué autores nacionales o internacionales te sirven como referentes?

De los clásicos, me quedo con Anton Chejov. Entre los autores peruanos, Arguedas es mi referente principal. Sin embargo, leo mucha novela policial: Camilleri, Mankell, Márkaris. Hay autores que por temporadas despiertan mi interés, como últimamente Murakami.

¿El haber vivido un tiempo fuera del país cambió tu óptica sobre el Perú y especialmente sobre el Cusco?

Me ayudó a colocar en su verdadera dimensión a nuestro país, uno pobre, con muy poca presencia en el escenario internacional, y a descubrir la belleza arquitectónica del Cusco. Tras casi una década en el extranjero, quedé subyugado por el Cusco.

¿Cómo ve el panorama literario del Cusco en la actualidad?

En el Cusco hay un grupo de narradores cuyo trabajo ha trascendido el ámbito local. Enrique Rosas Parravicino, Mario Guevara, Jaime Pantigoszo han ganado premios nacionales de literatura y han llamado la atención de la crítica. A ellos se suma recientemente Karina Pacheco, con varias novelas publicadas y el premio de la Universidad Federico Villarreal. El periodismo, en cambio, hace mucho ha dejado de ser lo que era y ya casi no merece el nombre.

"Vivir en el exterior me ayudó a colocar en su verdadera dimensión a nuestro país y a descubrir la belleza arquitectónica del Cusco. Tras casi una década en el extranjero, quedé subyugado por el Cusco."


Dato

Está preparando una novela policial que publicará a mediados de año.

Fuente: El Peruano

Redes Sociales

Video de la semana

 
Top